Martín y Ara

Ahora que las tardes empiezan a ser más cortas y el otoño se empieza a adivinar en los colores del paisaje, es un momento perfecto para salir a dar un paseo, jugar al aire libre y, de paso, ¡hacer unas fotos!

Descubrir que hay una flor con forma de campana o buscar el diente de león más grande para poder soplar y hacer volar sus pétalos, fue el entretenimiento de Ara y Martín.

Un ratito tranquilo, entre hermanos, en familia, con unas imágenes para el recuerdo, con el beso final como si de un cuento se tratara.