Amor, felicidad y buen humor

Una boda «ESPEJO».
Eva y Rubén querían celebrar una fiesta que les reflejase, en un lugar con encanto y de una forma inolvidable: ceremonia en el campo y banquete en una nave de cebada. Como lugar, eligieron Chibluco y como cómplices, «Bodas de cuento». Su apuesta era arriesgada, pero el campo y la nave se convirtieron en el lugar encantador que buscaban.
Una de sus canciones favoritas, de la cantante francesa Zaz, dice: «Dadme una suite en el Ritz, ¡no es lo que quiero! Joyas de Chanel, ¡no es lo que quiero! Dadme una limusina, ¿qué haría con ella? […] Quiero amor, quiero felicidad y buen humor».

Y así fue: un día lleno de humor, felicidad y amor: como ellos. Una boda «ESPEJO» en toda regla.